miércoles, 1 de septiembre de 2010

La historia de Nuestra diplomacia durante la II Guerra Mundial


El escritor Juan del Campo Rodríguez durante la presentación de su obra Pearl Harbor cuenta la historia secreta de nuestra actividad diplomática durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial en Japón


- ¿Durante su investigación qué dato le llamó más la atención que cuestionara la versión habitual de la historia?-Lo más resaltante es la capacidad profesional de los diplomáticos peruanos, que a pesar de tener recursos bastante limitados podían hacer informes de gran calidad. Se adelantaban a situaciones que iban a suceder en Asia. Los reportes del jefe de la delegación peruana eran bastante precisos. No teníamos nada que envidiarle a los informes de inteligencia de las potencias.
- En su libro narra cómo el embajador peruano le informa a su par norteamericano sobre el ataque de Pearl Harbor. O sea tenemos mejor evaluación de los hechos.-Sí, exactamente. Y no sólo de los hechos, sino sobre los personajes que gobernaban el imperio japonés en aquella época. Si se le compara con los informes del embajador de Estados Unidos, que había vivido en Japón diez años, la visión del peruano era más acertada.
- También narra lo que sucedió con los diplomáticos peruanos cuando se deterioraron las relaciones con Japón.-Ese es un escenario que mucha gente no conoce. Cuando hay un rompimiento entre países, los diplomáticos se van a su casa y allí acabó todo. Pero en un contexto de guerra internacional y paranoia ya se consideraba a los países que rompían relaciones con el Japón como hostiles. Entonces se les aplica un régimen especial. Se les incomunica. Primero estuvieron en arresto domiciliario en la sede diplomática, y luego en un hotel. Fue una época difícil porque no recibían fondos de Lima. Después se inicia un proceso de canje de diplomáticos.
- ¿Qué sucedió con los peruanos no diplomáticos en Japón?-Había poquísimos. Prácticamente todos salieron. Según el censo oficial sólo había 30. Es un poco complicado, porque a los peruanos de origen japonés no los consideraban peruanos. Tampoco estaban registrados en las listas consulares peruanas. De los 30, la mayoría vieron lo que se venía y se fueron. El resto, se gestionó su repatriación y no regresaron más de cuatro. Le soy sincero, no le sabría decir qué pasó con nuestros compatriotas de origen japonés.
- Está trabajando sobre el tercer Reich. ¿Cómo era la visión de la diplomacia peruana de ese régimen?-Yo me quiero referir a los informes de los diplomáticos. El diplomático mostraba preocupación. Trataba de ayudar a las personas que sufrían persecución. Había enérgicas represiones. Por ejemplo, casos de cónsules peruanos honorarios de origen judío que se habían visto perjudicados. Inclusive el embajador peruano en Alemania trata de darles pasaporte peruano. Casos de ciudadanos peruanos de apellido judío que se les cambia el nombre.