miércoles, 15 de diciembre de 2010

En los Hospitales de la Solidaridad se explotan a los profesionales

- ¿Doctor, qué opinión le merece los hospitales de la solidaridad?

- Se creó para llenar vacios dejados por el MINSA, sin embargo han tenido éxito y hay que reconocerlo. Su atención es primaria y ambulatoria que sirve para descongestionar a los grandes hospitales, pero también hay que señalar que existe una explotación tremenda que responde a intereses privados y a terceros.

- ¿A qué se refiere con interés privados?

- Empresas particulares están lucrando con la profesión, esto no es más que un negociado al más alto nivel en donde hay muchos beneficiados. No es posible que un médico este ganado dos soles cincuenta por consulta, esto no hace que reflejar las condiciones y el servicio que brindan estos centros de salud que proliferan por todos los conos de la capital.

- ¿Cómo definiría a los Hospitales de la Solidaridad?

- En primer lugar yo no los llamaría hospitales, son centros asistenciales de ayuda ambulatoria para problemas menores. Para mí son un modelo barato y funcional en algunos sentidos de la salud nada más.

- ¿Entonces está en total desacuerdo?

- No es que esté en contra sino que se debe regular y supervisar el papel que tienen en la sociedad y que cumplan su función específica para que fueron creados, eso es un paliativo que no resuelve el problema de fondo. Estos centros nunca van a reemplazar a un hospital

- Seria como un complemento

- Exacto, ellos cumplirían una labor muy importante. Las funciones que ellos quieren tener son incompatibles con la realidad ya que dan trabajos en condiciones muy miserables para el médico que allí trabaja.

Escribe: Raúl Vela Carhuas