miércoles, 1 de diciembre de 2010

Los congresistas deben tomar en serio este problema

“Si el gobierno no pone mano fuerte a los falsificadores, esto va a continuar de manera ascendente”, así de simple son las cosas para el Director de Control y Vigilancia Sanitaria de la Digemid, Percy Ocampo, quién manifiesta que tanto la gerencia que preside, como numerosos organismos de la sociedad civil agrupados en CONTRAFALME (Grupo Técnico Multisectorial de Prevención y Combate al Contrabando, Comercio Ilegal y Falsificación de Productos Farmacéuticos y Afines), han presentado numerosos documentos a la comisión de Salud del Congreso de la República solicitando la modificación de cinco artículos del Código Penal para así poder sancionar a aquellos que se dedican a traficar con la salud de las personas.

“Hoy en día se realizan cientos de operativos en donde se incautan toneladas de medicamentos, tanto falsificados, vencidos y de contrabando. Todo este arsenal es llevado a los depósitos del Ministerio de Salud, pero que pasa, estos establecimientos a pesar que se les cierra y se le decomisan todas las medicinas, se burlan de la autoridades abriendo sus locales al día siguiente de la intervención como si nada hubiera pasado, esto debe cambiar”, acotó el funcionario.

Ocampo asimismo solicitó al Ministerio Público a raíz que muchos establecimientos están trabajando con fraudulentas medidas cautelares que les permiten operar con total impunidad principalmente en locales ubicados en los conos de la capital, a que tenga mayor cuidado y no se deje sorprender por estos inescrupulosos.

A la campaña para hacer que el Congreso apruebe las modificatorias al Código Penal se ha sumado recientemente la viceministra del MINSA, Zarela Solís, quién manifestó su apoyo a esta causa con el objetico de que estas faltas se conviertan en delitos y así mandar a la cárcel a estos mercaderes de la muerte, que lo único que buscan es lucrase sin importarle la vida y la salud de la personas.