jueves, 9 de diciembre de 2010

Todo lo que tienes que saber sobre cremas

Si gustas de tener una piel suave y fresca todo el tiempo, entonces no dejes de leer esta nota que estamos seguros te ayudará

En lo referente a la composición, las preparaciones humectantes e hidratantes presentan diferencias significativas. En las humectantes están presentes agentes como la glicerina o el propilenglicol u otros similares, capaces de restituir el agua de constitución perdida por diferentes causas. Los humectantes entonces, restituyen el “agua” y son necesarios para que la piel conserve su humedad natural.

Por su parte, en los hidratantes los principios activos son más complejos, como aminoácidos especiales, lactato de sodio, úrea, alantoina, etc. Los hidratantes son “emolientes”, que son los preparados que te devolverán la flexibilidad a la piel evitando el resecamiento que producen los factores externos o bien del organismo de cada caso en particular.

Las cremas humectantes dan el agua justa que precisa la piel conservando su humedad. Su función es la de producir una revitalización de la piel humectando los sectores más resecos y devolviendo la humedad natural.

Las hidratantes, también dan el agua que necesita cada piel en particular pero brindando además hidratación profunda, por contener elementos activos muy importantes como ácido hialurónico, urea, surbitol y otros.

Recomendaciones

A partir de los 25 años, que es donde comienza el proceso de envejecimiento, es necesario humectar todos los días por la mañana después de la limpieza, y utilizar hidratantes o humectantes como base de maquillaje.

Cremas nutritivas

Estas devuelven a la piel los elementos nutritivos que por distintos factores se ha perdido. Son más complejas porque contienen diferentes compuestos que actúan previniendo la formación de líneas, arrugas y surcos, atenuando las existentes.

Las cremas pueden ser nutritivas simples, que son a base de lanolina y aceites vegetales. Y las nutritivas complejas, cuando contienen sustancias activas como vitaminas, sales marinas, colágeno y otros compuestos que actúan removiendo las células muertas para mejorar la calidad de la piel. Estas cremas se aplican por la noche con la piel limpia y se quitan con agua por la mañana antes de volver a hidratar la piel.

Efectividad

No necesariamente. Cuando hablamos de “marca” nos referimos a los productos cosméticos de venta libre que, promocionados por la publicidad, son capaces de vender más o menos sin importar que el precio sea muy caro o barato. Tiene que ver como está manejado el marketing de ese producto.

En cuanto a la necesidad de ciertos casos en particular, en donde se requiera algún tratamiento para la piel con productos específicos (por ej. pieles con rosácea o alguna otra afección dermatológica) hay, obviamente, algunos productos que por sus componentes son mas caros que otros. Debe ser el médico dermatólogo quien determine qué recetar al paciente.

Componentes

El espectro es muy amplio. Las cremas nutritivas pueden estar compuestas por varios principios activos. Es aconsejable colocarlos en forma de liposomas (cápsulas donde el principio activo va por adentro) ya que penetran en la dermis a mayor profundidad logrando efectos más satisfactorios. Para ésto se utilizan mucho el hialurónico y la vitamina E.

Otros componentes nutritivos que suelen utilizarse son caléndula, complejos vitamínicos, aminoácidos, minerales, aloe vera, etc.

¿En qué casos se recomiendan?

Los sérum (sueros, inicialmente suero de caballo), se utilizan para tratar de solucionar los problemas de las pieles muy castigadas. Son productos muy concentrados que se aplican sólo con unas pocas gotas.

Hay diferentes fórmulas específicas para cada edad y estado de la piel. La industria cosmética tiene varias opciones y generalmente son productos muy caros que se presentan en diferentes tipos, envasados en monodosis, para lograr efectos tales como: remodeladores, anti estrés, hidratantes, revitalizantes, de efecto inmediato, alisantes, antiedad, tensores, iluminadores, reparadores, antimanchas, etc.

¿Cómo se utilizan?

Los sérums se aplican solamente en el rostro, con la piel completamente limpia. Son de textura acuosa y fluída. De ellos se han obtenido resultados agradables ya que nutren y reparan actuando sobre los tejidos epidérmicos. Sus fórmulas contienen numerosos principios activos.

Se recomienda su aplicación generalmente a partir de los 30 años, tanto para mujeres como para hombres y para todo tipo de pieles.

¿Es preferible elegir cremas que cumplan varias funciones a la vez (como limpieza e hidratación) o aplicar distintas cremas por separado?

Cada crema cumple una función específica. Por lo tanto, es preferible usarlas por separado. Se prepara la limpieza de la piel previa a la aplicación de los hidratantes con protección solar total para el día a la mañana, y por las noches se utilizan las nutritivas que reparan en profundidad.

Siempre es preferible consultar con el médico dermatólogo acerca de las características específicas y necesidades de cada tipo de piel