jueves, 9 de diciembre de 2010

Juegos fatales

Se acercan las fiestas de fin de año y con ello la proliferación de productos pirotécnicos de toda índole, muchos de los cuales son fabricados de forma artesanal y sin ningún tipo de control. Estos artefactos pueden volarle las manos a quienes los manipulan y los que están más expuestos son los niños y adolecentes. Tenga cuidado

Los productos pirotécnicos no respetan edad, sexo ni mucho menos condición social, aparecen de diversas formas tamaños y colores, sin dar ninguna señal de ser peligrosos, pero lo que no saben es que una mala manipulación de los mismos puede causar una explosión que te puede dejar marcado para siempre e incluso llevarte hasta la muerte. Muchos de estos productos tienen una forma inofensiva y hasta llamativas en algunos casos, pero en su interior contiene explosivos que muchas veces son fabricados por inescrupulosos que en su afán de lucrar exponen su vida y la de los demás. Estos artefactos suelen tener mucha mayor demanda, principalmente entre los niños y adolescentes cuando se acercan las fiestas navideñas y de fin de año.

Todos los años se suscitan accidentes y hasta muertes por el uso de estos productos. Ahí están los cientos de fallecidos de Mesa Redonda del año 2001. A pesar del peligro que significan estos pirotécnicos los padres y mayores lo toleran.

“El Universal” conversó con el representante de la Dirección General de Servicios de Seguridad, Control de Armas, Munición y Explosivos de Uso Civil (DICSCAMEC), Coronel Gustavo Cerna, para preguntarle qué medidas debemos tomar frente a estos productos y cómo reconocer su peligrosidad.

Prevención

El uso y manejo de los pirotécnicos viene desde muchos años. Según el explorador Marco Polo los chinos ya usaban estos productos para alegrar sus fiestas. Sin embargo a medida que el mundo se modernizaba también se fueron haciendo más sofisticados estos pirotécnicos. Hoy por ejemplo, los hay de todos los tamaños y colores. Algunos de ellos, por ejemplo, tienen la forma de una vela, de un ratón, y otros de un inofensivo caramelo o pastillas, lo que lo convierten en los más peligrosos

El año pasado por el uso y manipuleo de estos productos, solo en Lima, 155 niños sufrieron algún tipo de daño, entre simples quemaduras hasta la pérdida de uno a más dedos. Asimismo se supo de la muerte de cinco menores que pensando que eran caramelos (chapana) o pastillas (rascapies) se lo llevaron a la boca.

Para el director de la DICSCAMEC, Coronel Gustavo Cerna García, la única manera de combatir la fabricación y comercialización de productos pirotécnicos que ponen todos los años en riesgo la vida de nuestros hijos es realizando trabajos de prevención, es por eso que su dependencia ha realizado intensos operativos en Lima. “Hemos previsto movilizar cerca de 1,100 personas, entre inspectores de la institución, serenos y personal de fiscalización de la Municipalidad de Lima, además de 42 perros entrenados en detectar pólvora a cargo de la Policía canina, quienes se encargaran durante las próximas fiestas navideñas y de fin de año de detectar galería por galería la presencia de estos productos, y a los que estén legalmente supervisaremos que se encuentren en un ambiente seguro, es por eso que durante estos días vamos a sacar a todo el personal a las calles con el objetivo de no permitir que comerciantes inescrupulosos sigan vendiendo estos artefactos” acotó.

Según el Director en esta última semana se logró incautar alrededor de 300 kilos de productos pirotécnicos y se impidió la distribución de tres toneladas que habrían ingresado a Huancayo por la frontera, además aseguró que el control de esta mercadería ilegal llegó al 95%.

Consejos
Ahora que se acercan las fiestas y se incrementan los accidentes por el mal uso de la pirotecnia, el director de la DICSCAMEC recomienda que los niños no deben comprar ni usar estos productos, y si usan que sea bajo la estricta supervisión de sus padres o de una persona mayor. Asimismo por ningún motivo guardar algún tipo de artefactos en los bolsillos. Como tampoco arrojar los pirotécnico contra muros, cajas de luz, cocinas a gas o a vehículos en movimiento, ya que el peligro de incendio es muy grande ante la presencia de combustible.

El coronel Cerna señala que si se produjera algún accidente como prenderse la ropa lo que los mayores deben hacer es sofocar el fuego envolviendo al accidentado con una manta o haciéndolo rodar por el suelo. “Nunca se debe caminar y menor correr”, sostiene el oficial.

El director de la DICSCAMEC también recomienda lavar la zona quemada con agua fría ni helada, ya que disminuye el edema y el dolor. Agrega que nunca debe colocarse cremas, pomadas, ungüentos caseros o medicinales.

Penas

Según la ley 28657, las penas para aquellos que fabriquen, distribuyan y comercialicen productos pirotécnicos van de acuerdo al grado de la gravedad del delito que hayan cometido. Por ejemplo, si se le han vendido a un menor de edad, el infractor podrá ir a la cárcel entre 4 y 8 años, pero si le causa lesiones graves e incluso la muerte la pena se eleva de 5 a 10 años.

¿Cómo reconocemos un producto informal de un formal?

Con solo ver la envoltura de los pirotécnicos nos daremos cuenta de su procedencia; además estos productos no cuentan con ningún tipo de registro, en donde debe especificar su contenido – fecha de fabricación y de vencimiento, y lo más importante el modo de uso que es fundamental en estos casos. “Ha existido situaciones en que el comprador desconoce totalmente cómo funciona el aparato, es en ese momento en que sucede los accidentes mortales indagando cómo funciona el artefacto esta explota con resultados ya conocidos”, señaló el director operativo de la DICSCAMEC, Fernando Ramírez.

Por: Christian Briceño Rivadeniera