miércoles, 22 de diciembre de 2010

Prevenir es mejor que lamentar

Las fiestas navideñas y de fin de año traen consigo una serie de ofertas y modas de todo tipo, que van desde comprar un juguete hasta el decorado de la casa. Ambos son tradicionales y representa el espíritu de estas fechas, pero tenga mucho cuidado a la hora de adquirir estos productos ya que algunos son peligrosos y pueden traerle más de un problema

La fiesta navideña ya está entre nosotros. Muchos padres invaden las tiendas y centros comerciales en busca del regalo perfecto para sus hijos, sobre todo los más pequeños. ¿Pero sabe usted qué juguetes está comprando, mas aún cuando se ha detectado que existe en el mercado una serie de artículos - en su mayoría importados - que contienen sustancias tóxicas que a través de los años podría generar daños irreversibles a la salud e incluso la muerte de sus menores?

Ángel Escandón Villa, especialista en productos tóxicos de la DIGESA (Dirección General de Salud Ambiental) nos manifiesta que el problema con los juguetes tóxicos radica en que los niños, sobre todo los mas pequeños, se los llevan a la boca. “Al contener gran cantidad de metales pesados (Plomo, bario, arsénico, bromo, etc.), estos generan fuertes malestares estomacales que tendrían sus efectos mas graves cuando el niño ya sea un adolecente”, refiere..

Como se presenta

Para Escandón, el mal se presenta en una primera etapa con cólicos, dolores estomacales, náusea vómitos, escalofríos y calambres. “Los niños a diferencia de los adultos pueden absorber hasta el 50% del plomo. De ahí el peligro que representa este metal para los pequeños ya que con el paso del tiempo se acumula en la médula ósea de los huesos degenerando luego al sistema nervioso central para finalmente causar retardo intelectual o trastornos en el crecimiento y en la conducta de los afectados”, asevera el especialista.

¿Por qué son utilizados?

Según Escandón Villa estos componentes inorgánicos son utilizados en la fabricación de pigmentos por el color encendido que le dan al juguete que a un precio muy por debajo de los productos orgánicos como la cochinilla que si son permitidos por la DIGESA, constituyen una fuerte tentación para comprarlos. Cabe señalar que muchos de estos fabricantes tanto nacionales como extranjeros utilizan el plomo para abaratar costos y hacer llamativos los juguetes obteniendo una mayor rotación de sus productos en el mercado, porque por lo general la textura del plástico tiende a ser transparente siendo poco atractivo para el comprador.

Reconocer estos productos es muy fácil. Basta con observar detenidamente el juguete para darse cuenta que sus colores son muy intensos; que el empaque por lo general está manchado con el color del juguete, y que el producto no tiene ningún tipo de registro (procedencia, indicaciones de uso, registro sanitario etc.)

Análisis van en aumento

Las estadísticas hablan por si solas. Desde el año 2007 hasta marzo de este año se han registrado, según cifras de la DIGESA, cerca de 5,012 análisis entre juguetes y útiles de escritorio. De esa cifra 3,162 corresponde a juguetes con algún tipo de sospecha, de los cuales 59 se descubrió que eran altamente tóxicos y nocivos para la salud. Por ese motivo, explica el funcionario, se lanzó la alerta para que sean retirados del mercado de forma inmediata. En tanto señala que para proceder a un decomiso no se toma en cuenta el lugar donde se va a realizar el operativo. “Nosotros tomamos todos los centros comerciales que son posibles puntos de concentración; hemos intervenido a centros como Jockey Plaza, Plaza San Miguel, y otros; solo basta que haya algún indicio para notificar a la Fiscalía y proceder con el decomiso”, nos comenta.

Con respecto a las rutas de ingreso de estas mercaderías, Ángel Escandón precisa que el 95% procede de la China y que se ha detectado que están falsificando las autorizaciones sanitarias de DIGESA, hecho que es muy grave. Cuenta que no hace mucho se ha incautado una millonaria mercancía en aduana valorizada en U$200 mil procedente de la China y que fue fabricado con insumos tóxicos no permitidos y con permiso bamba.

Penas severas

Nuestra legislación estipula que fabricar, distribuir y comercializar productos no permitidos constituye falta grave. Las penas podrían ir desde el pago de una multa que va desde 0.5 % de una UIT a 100 UIT como máximo. En tanto que la sanción administrativa las penas mas graves conllevan a la cancelación del registro sanitario (en caso sea una empresa formal).

DATOS

1.- El mercado nacional de juguetes mueve aproximadamente cerca de 200 mil dólares diarios

2.- La mayoría de productos que figuran en la lista negra de la Digesa contiene entre 10% y 1.300% de exceso de plomo permitido. Según esta institución el límite establecido de plomo es de 90 miligramos por kilo de este metal.

3.- 20 toneladas de juguetes falsificados fueron incautadas por la Sunat solo en setiembre y octubre pasado.

4.- Desde el 2004 existe en nuestro país la ley que prohíbe la fabricación, importación, distribución y comercialización de juguetes y útiles de escritorio tóxicos. La reglamentación tardó tres años en publicarse.

Escribe: Cristhiam Briceño